Kenji Fujimori ha generado varios titulares durante las últimas semanas debido a su rebeldía frente a las directivas de su hermana Keiko y por su enfrentamiento con los congresistas más leales a la lideresa de Fuerza Popular. Su última 'peripecia' fue visitar al expresidente Ollanta Humala en la Diroes, a quien le convidó un pan con queso preparado por su padre, Alberto Fujimori. 

Aunque algunos digan que la actuación del menor de los Fujimori está influenciada por el trabajo de hábiles asesores políticos, habría que preguntarse si tiene un predicamento propio. También cabe cuestionarse sobre lo que pasará cuando el tiempo de llevarle la contra a su hermana termine o su padre salga de la cárcel. 

Cuando eso ocurra volveremos a ver, con claridad, las no pocas limitaciones de Kenji Fujimori y recordaremos la buena cantidad de pasivos y denuncias que lleva sobre sus hombros. Y eso ninguna travesura puede borrar. 

[Foto de portada: collage con imágenes de Radio Nacional y Andina]