A pesar de haberle permitido sobrevivir a la vacancia, no está claro que el indulto a Alberto Fujimori haya sido la mejor jugada política para Pedro Pablo Kuczynski. La aprobación a esta medida está cayendo y su desaprobación, trepando. 

Mucho tiene que ver con la forma chapucera e improvisada en la que se realizó, llevado a cabo solo en trece días y anunciado en la noche misma del 24 de diciembre.