Ahora que la corrupción está en el centro de nuestras preocupaciones nacionales, convendría volver la mirada a un nuevo espacio donde el crimen se ha vuelto moneda corriente. Sin perder de vista la podredumbre de nuestro sistema de justicia, deberíamos recordar que en el mes de octubre de este año se celebrarán las elecciones regionales y municipales.